10 de abril de 2015

Principio de recurrencia

Volver a la tierra que me vio nacer, como tantas otras veces, para marchar de nuevo. Volver a la misma sala, como por casualidad, y mostrar una vez más el trabajo, aunque hubiese adquirido otras formas, hablando en el fondo de lo mismo. Entender ese flujo imparable e incontrolable como un oleaje del que no somos dueños, como ley divina de repetición, supuso la activación de un pensamiento a su vez recurrente: La vida es reiteración. Pensamiento reforzado con un trabajo que se fundamenta en la repetición de una misma frase y un mismo modo de hacer. Este hecho marcó la materialización de principio de recurrencia. Por eso, tejí una especie de cortinaje que envolviese y a la vez dejase ver lo que hay detrás, para que en él se estampasen el suceder continuo de las horas del día.

























principio de recurrencia
Joaquín Artime © 2015 
Instalación en la Casa de la Juventud del Puerto de la Cruz.
Medidas variables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario