15 de junio de 2012

por lo que se ve..., por rosa mesa y Josefran Santana

“¿No es acaso la Historia ese tiempo en que no habíamos nacido?”
Roland Barthes, La Cámara Lúcida


Los procesos de cambio generan ansiedad. En algunas ocasiones ansiedad colectiva. Los artistas por lo general son barómetros de estas idas y venidas. Como afectados, sondean el alcance. Conviven con él, lo estudian, lo subrayan, lo denuncian y plantean alternativas.

La percepción de la incertidumbre se proyecta a menudo no sólo en la obra en sí sino también en el formato: performance, videos, fotos, objetos y pinturas, todos ellos se conectan para traernos una exposición en la que se percibe un gran malestar, cierta decepción y, por qué no, angustia.

El hecho de preguntarnos cómo queremos ser representados en un futuro como individuos del hoy, posiblemente tiene relación con el anhelo de querer controlar ese porvenir. El deseo nos produce la desazón de que somos sólo inscripciones en un banco de datos en el que se configura nuestra identidad. Los modelos se repiten, en un sinfín de ambientes diversos, con la meta de crear y estimular una ilusoria realidad.

La manera y forma en que se articula toda nuestra experiencia vital provoca que todos los diferentes dispositivos se relacionen entre sí para establecer un diálogo común y confrontar una idéntica realidad. Tras la huella de un nuevo mensaje los secretos se desdibujan, ofreciendo como consecuencia la pérdida del estado anterior, “un continuo inhestar”. Una realidad en apariencia caótica y excedida por los náufragos de un pasado inalterable que no ha producido más que viajes inesperados.

“por lo que se ve…” habla de aquello que crece limitado y germina de forma visceral.

rosa mesa y Josefran Santana

No hay comentarios:

Publicar un comentario