8 de noviembre de 2011

27 piezas que sí encajan

Primera: Un cordón umbilical.
Segunda: Una palabra balbuceada.
Tercera: Una carcajada.
Cuarta: Una amiga para siempre.
Quinta: Un juguete con vida.
Sexta: Un temblor.
Séptima: Una luna.
Octava: Una espiral.
Novena: Un pitufo.
Décima: Un sobresaliente.
Undécima: Un pincel.
Duodécima: Un listón de madera.
Decimotercera: Una ilusión.
Decimocuarta: Un fotograma.
Decimoquinta: Un pensamiento atroz.
Decimosexta: Un vaso de sal.
Decimoséptima: Una pastilla equivocada.
Decimoctava: Un voto.
Decimonovena: Una extrañeza.
Vigésima: Una muerte no esperada.
Vigésima primera: Una letra.
Vigésima segunda: Una canción.
Vigésima tercera: Un lienzo lleno de color.
Vigésima cuarta: Una casa azul
Vigésima quinta: Un girasol con alas.
Vigésima sexta: Un desconcierto.
Vigésima séptima: Un papel en blanco.

Veintisiete piezas tiene este puzzle que voy construyendo. Ninguna se parece a la anterior y aún así a la perfección se ensamblan. Toda una proeza. Toda una suerte.

¡Felicidades, yo!

1 comentario:

  1. Muchas más piezas seguirán apareciendo y encajando, porque , al final, la vida no es más que un juego que se nos presenta por partes.¡Juégalo! FELICIDADES.

    ResponderEliminar