28 de mayo de 2009

V Certamen de Pintura Dimas Coello 2008

En este concurso nacional de Candelaria obtuve el primer premio.



Risentimento
Joaquín Artime © 2007
Técnica mixta sobre tabla.
77 x 54 cm.
Colección Ayuntamiento de Candelaria

Patricia
Patricia nunca fue una mujer corriente. Con metáforas infantiles construía en el aire cuentos inverosímiles. Con antojos despiadados abatía a aquellos incapaces de comprender la perversión de sus palabras. Un simple juego de letras, decía entre sonrisas de superioridad. Aunque siempre había algo más: probar la inteligencia de los que la rodeaban; experimentar con sus pequeñas psiques; darles la oportunidad de autohumillarse ante el juicio de su cerebro superdotado. Sin embargo, existen juegos que dentro de su propia inmoralidad corrompen al que los inventa. Y así sucedió.

Ellos no tardaron en aparecer, como tantas otras veces, de la nada, para llevársela a los confines de la Tierra. Allí, con el tiempo, perdió el pelo, la vista y la conciencia. Sepultada por miles de manos que rebuscaban en su cabeza, derramó la esencia de niña amarga devorada por sus propias ideas. Se convirtió en la cobaya humana de la que siempre se había reído. Y encontró la felicidad entre los largos dedos que señalaban y admiraban su falta de inocencia y su desmesurada crueldad.

1 comentario:

  1. dios mío tuve una profesora que era igualita.

    No sé si me gusta más el cuadro o el texto.
    Tendré que planteármelo.

    ResponderEliminar