23 de julio de 2015

A bocajarro



Este Viernes 24, 25, 26 y 27 de Julio en El Claustro (Calle Labradores, 6. Alicante) se proyectará A Bocajarro, un ciclo de vídeo organizado por Residencias A Quemarropa en el que participan los artistas: Aurelio Ayela, Eduardo Infante, Arantzazu Ros, Juan Fuster,  Joaquín Artime y Saúl Sellés.


22 de julio de 2015

no hay vuelta atrás











no hay vuelta atrás
Montaje en Kir Royal Gallery.
2015
Instalación.
235 x 219 x 91 cm.

Peana.
Hierro y cristal.
74 x 34 x 34 cm.

Máquina de escribir.
14,7 x 30 x 31 cm.

Bobina de papel platina.
8 x 400 cm.
200 cm. están hendidos con máquina de escribir.

Audio.
01:01:40 horas.

21 de julio de 2015

con los pies en el suelo








con los pies en el suelo 
Montaje en Kir Royal Gallery.
2015
Instalación.
345 tarros de conserva escritos con rotulador permanente negro.
30 x 200 x 100 cm.

20 de julio de 2015

13 de julio de 2015

Signos y Símbolos - Kir Royal Gallery


 Letanías. El contenido inverso. Joaquín Artime.


Este Jueves 16 de Julio a las 20.00 h. en Kir Royal Gallery (Calle Doña Reina Germana, 24.Valencia) se inaugurará la Signos y Símbolos una exposición de Raul y Joaquín Artime.

Esta exposición permanecerá abierta hasta el 20 de Septiembre con un horario de Martes a Viernes de 09.00 a 21.00 h.



A thousand faces. Raul.


Kir Royal Gallery presenta las obras de dos jóvenes artistas: Joaquín Artime, artista canario (Santa Cruz de Tenerife, España, 1984) que recientemente ha cursado el Master en Producción Artística de la Universidad Politécnica de Valencia y Marco Lullo (alias Raul), artista originario de Pescara (Pescara, Italia, 1980) que vive entre Italia, Miami y Londres.

Ambos artistas, con técnicas y metodologías diferentes, exprimen en esta exposición su propia necesidad de comunicar con el mundo y con el otro. Joaquín utiliza como instrumento de (no) comunicación la palabra, y progresivamente va perdiendo su propio valor semántico; Raul, por otra parte, se expresa a través de trazos simbólicos, elementos simplificados que el espectador tiene que traducir y descifrar.

El trabajo de Joaquín Artime parte de una obsesión autobiográfica por registrar todo aquello que le circunda o preocupa. En cada ocasión busca un lenguaje y una técnica que se adecúan al objeto de su estudio, estrechamente relacionado con un cuerpo herido/hiriente (el suyo), la memoria y la construcción lingüística de la misma. En esta ocasión presenta algunos trabajos de la serie Letanías. Denomina "letanías" a la conjunción de lenguaje como barrera social, cultural y física en la interrelación de las personas. A través de este proceso artístico de repetición obsesiva, la palabra como lenguaje se presenta como un elemento mal empleado, ya no sirve para comunicar, se ha convertido en una herramienta de exclusión, un muro contextual y textual repleto de violencia. Violencia que existe en la imposibilidad de transparencia del signo, la letra y la palabra. Al no disponer de una fusión de horizontes, la comunicación se presenta como una meta inalcanzable.

El trabajo principal en torno al cual se desarrolla la poética de Raúl se titula "Mil Caras" y consiste en una instalación de lo que podría ser su álbum de dibujos: retratos esbozados con gran poder expresivo, caras de personas que el artista intenta grabar con imágenes realizadas con un impulso imparable y primordial. Los dibujos de Raul se caracterizan por imágenes crudas e infantiles que se inspiran y están fuertemente contaminadas por el graffiti y el street art. A menudo, detrás de sus creaciones se encuentra un gesto revolucionario, tratando de gritar lo que hoy por la sociedad es difícil de expresar, una protesta dirigida a la incomunicabilidad de la gente, cuando este mismo artista necesita pocas pinceladas, algunos tramos y una geometría sencilla para poder expresarse. La inmediatez y la irregularidad formal acompañan trechos duros y pinceladas audaces, se trata de un arte sencillo y figurado, a menudo inspirado en la calle y que expresa la necesidad incontrolable de dejar un signo por sí mismo, la necesidad absoluta y continua de participar en su vida y en la de los que lo rodean.

7 de julio de 2015

Un corazón rentable

El corazón, como órgano metafórico y carnal, funciona a modo de motor de vida. Simboliza el núcleo, el lugar donde guardamos lo apreciado, lo que más queremos, lo que nos motiva para seguir en movimiento, para hallar sentido a nuestro devenir.

En este número de papel engomado presento una pieza de papiroflexia con forma de corazón. Un caligrama cubre la superficie. En letras de color oro se lee DINERO, DINERO, DINERO… Una y otra vez. Si lo abrimos, pronto descubrimos que la esencia del dinero permanece, como una reiteración quejumbrosa que no deja sitio para nada más. El dorado exterior se convierte en negro. Lo que al principio se presenta como brillante, debajo es oscuridad.

Al otro lado del papel, en su más recóndito interior, un nuevo caligrama se muestra. Palabras como Fe, Amistad, Solidaridad, Respeto pierden su fuerza, se destiñen, se borran; y por los bordes, vuelve a aparecer, en rotundo azabache, una palabra siempre cortada: DINERO. Colonizando lo poco que aún queda.

Un corazón rentable reflexiona sobre la pérdida de valores relacionados con la virtud en sacrificio de un valor exclusivamente económico. Nuestros sueños y esperanzas son sustituidos por el único elemento con el que todo se puede comprar, sepultando en el olvido lo demás, seduciendo con su precio especulativo. De ahí el amor hacia el arma del capitalismo, obcecándonos en comprar y comprar lo que resplandece por fuera y está podrido por dentro.








Un corazón rentable
Joaquín Artime © 2015
Papel, impresión y rotulador dorado.
6,7 x 5 x 0,7 cm.